a

Silla Luis XV

 

Este estilo, también conocido como “rococo”, fue popular entre los años 1730 a 1765. Con asientos tapizados y de formas amplias, las piezas Luis XV se caracterizan por elaborados adornos de voluta, decoración ornamental, formas curvilíneas y colores claros, incluyendo el verde mar, azul claro y blanco, embellecidos con apliques de oro.

Los ornamentos que se encuentran en ella, rememoran imágenes de la naturaleza, tales como flores talladas, y conchas de mar.

Poseen también enfatizadas formas curvas, tanto en sus apoyabrazos como en sus patas, las que presentan típicos finales de líneas enrolladas, en su parte inferior.

Silla Luis XVI   

Nombrada así en honor del Rey que gobernó con reconocimiento popular entre 1765 y 1790.

Las sillas del neoclásico estilo Luis XVI, carecen de ornamentación excesiva y posee a cambio abundancia de líneas derechas, figuras geométricas y motivos clásicos.

Con patas largas en forma de velas, a menudo acanaladas, o torneadas, constituyen su característica de distinción.

La parte superior de sus patas, frecuentemente están decoradas con bloques cuadrados, adornados con una roseta central.

Si bien las sillas del estilo Luis XVI se caracterizan por su estilo austero, poseen el asiento, el respaldo y su dorso tapizados, sujetados con tachas.

 

Silla King George

Estas piezas se distinguen fácilmente, por sus cargados motivos de ornamentación.

La concha de mar, un típico ornamento identifica torio del estilo de la Reina Ana (1702-1750), se presenta casi siempre en ellas, al igual que cabezas de león y motivos de hojas de acanto.

Otro detalle inconfundible de éste estilo, lo constituyen su respaldo en forma de vasija y patas en forma de trébol .

 

El estilo Georgiano puede diferenciarse rápidamente del Reina Ana, porque la primera está construida en madera de nogal, mientras que la segunda lo está  en caoba.

 

  Silla Reina Ana

Posee predominantes líneas curvas, las que compartieron su esplendor en los mismos años que el Early George.

La forma cóncava del perfil en su respaldo es típica.

Probablemente el mayor elemento para reconocimiento de este estilo lo constituye la particular forma curvada en “S” de sus patas , que culminan en forma de garra apoyada sobre un pié en forma de bola.

 

  Silla Chippendale Gótico:

Su creador Tomás Chippendale  fue fuertemente influido por los estilos de diseños francés y chino.

Una de las mayores características reconocibles del estilo, lo constituye su respaldo de formas gentiles y abiertas, a veces adornado por tallas góticas, emulando la figura de una ventana.

La talla del borde superior de su respaldo, representa al arco del personaje de la mitología romana, Cupido.

Otra característica del borde superior del respaldo es que presenta una forma de cresta en sus extremos laterales-superiores que suelen sobresalir en 1 o más pulgadas por encima de ala línea imaginaria de sus extremos.

Por último sus patas tienen la característica de ser de sección cuadrada y rectas, unidas normalmente por un travesaño.

 

  Silla Chippendale China:

Se caracterizan por presentar un respaldo de madera con formas geométricas acanaladas.

Sus patas son particularmente rectas y presentan ornamentas de talladuras, al igual que en los travesaños.

 

  Silla Adam:

Este estilo se remonta al año 1760 y se caracteriza por la presencia de líneas talladas y algunos motivos como ser columnas y festones calados.

En realidad estos motivos de adornos pasan a un segundo plano ante los detalles de enchapados de maderas de color claro del resto de su estructura.

Su respaldo se caracteriza por la presencia de una lira en su parte central, y sus patas son levemente cónicas y acanaladas, terminando en un pié con forma de bulbo.

 

  Silla Regency:

De estilo neoclásico fue introducida hacia 1790.

De calidad ecléctica, sus formas y diseños se remontan a la simplificación característica del siglo 18, complementada con un marcado tinte de diseños de las civilizaciones Romanas, Griegas y Egipcias.

Este estilo se caracteriza por la forma cóncava en sus patas, apoyabrazos que culminan enrollados hacia la parte posterior y un respaldo que posee un claro barrido en su parte superior que integra una forma de curva contínua junto con sus patas posteriores.

 

 

 

  Silla Hepplewhite:

Estuvieron de moda entre 1780 y 1795 y son una combinación de curvas graciosas, líneas rectas y ornamentación intrincada.

La característica más reconocida de éste estilo lo constituye su respaldo, típicamente de forma oval, y con forma de corazón o escudo.

En todos los modelos, sus respaldos son la extensión de las patas posteriores, las que emergen a simple vista, por sobre el nivel del asiento.

Frecuentemente los apoyabrazos acompañan con forma ondulada y suave, a los contornos laterales.

Sus patas poseen características y singulares tallas, de forma plana y aflautada o bien levemente cónicas y talladas, finalizando con pies de forma picada.

 

 

  Silla Sheraton:

Este estilo reinó entre 1790 y 1805. El estilo Sheraton es fácilmente identificable por sus formas rectangulares y un marcado énfasis en sus formas simétricas.

Su respaldo posee una forma plana y acanalda en forma de enrejado, dando comienzo en sus laterales a los apoyabrazos que se sujetan en su extremos delantero directamente sobre las patas delanteras.

Sus patas pueden ser redondeadas o cuadradas con un final en forma de pies con bulbos.

 

 

  Silla Windsor:

Introducida en los Estados Unidos hacia 1725, la silla Windsor se ha construido con variedad de estilos, presentando siempre un respaldo de forma curva, formado de una serie de costillas integradas al asiento. Su borde superior es curvado.

Su asiento presenta una acanaladura típica, ya sea en forma de doble D o de escudo.

Sus patas son torneadas y siguen una línea de separación, estando unidas por travesaños.

 

  Silla Hitchcock:

Su diseñador, Lambert Hitchcock, la produjo entre 1826 y 1844.

Presenta en su patas traseras y delanteras, claros vestigios de ser una mezcla de numerosos estilos diferentes.

Su respaldo presenta figuras en bajorrelieve, en su parte central, y sostienen uno de los extremos de sus apoyabrazos, que culminan sujetándose en el otro extremos mediante soportes torneados y adheridos al asiento.

Sus patas se encuentra unidas entre si por travesaños.

Frecuentemente pintadas de negro, sus asientos estaban hechos en caña.

 

 

 

Estos son solo algunos de los estilos de sillas que han perdurado en el tiempo.

 

arriba

Recomendar esta nota a un colega

Volver a  

 

Otras Notas:  Convivir con la Incertidumbre  -   La FADU en la BIEL  -  Con Nombre y Apellido FIM - El Mueble y su Historia - Cómo elegirías una cocina? - Cómo empapelar - Reparar una canilla que gotea - Pintar un ambiente - Cómo elegirías una heladera - Feng Shui  - Quién dijo que todo está perdido - Casa FOA - Esterilla  Gestión de calidad  -  Características de la vivienda de Buenos Aires en el Virreinato  -

notas@ambientando.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Se autoriza la reproducción mencionando la fuente, gracias.

 

Copyright ambientando.com © 2000 - Todos los derechos reservados

 

Hit Counter